¿Cómo se evalúa un portafolio?

 Conectando con la organización de un e-portafolio entre las preguntas principales que ayudan a perfilar su diseño también se dirigen directamente a su evaluación. Así, desde los primeros compases de la planificación de un e-portafolio se deben establecer los mecanismos de regulación del mismo.
Fijémonos en los elementos siguientes de los que se desprenden los indicadores valorativos más formales enlazando el diseño inicial (D) con la evaluación que supone la consecución de proceso o final de los objetivos (E):

1. D ¿Para qué finalidad se desarrollará un e-portafolio y qué audiencia tendrá?
E ¿Se cumple dicha finalidad y se dirige a la audiencia determinada?

2. D ¿Donde se emplazará el e-portafolio? ¿Mediante qué tecnología?
E ¿Se han utilizado los medios planeados en los contextos deseados?

3. D ¿Qué tipo de e-portafolio será y que ciclo vital tendrá?
E ¿Está respondiendo a: la tipología de e-portafolio proyectado, a su duración y a la sostenibilidad esperada?

4. D ¿Se tienen en cuenta los diferentes medios de presentación (audio, vídeo, gráficos…) y los distintos tipos de de información?
E ¿Se están/han presentando/presentado evidencias con distinto soporte?

5. D ¿Qué elementos –competencias, estándares, criterios…– estarán implicados?
E Revisando las competencias y los criterios de valoración de la asignatura/curso, ¿se están cumpliendo o han cumplido?

6. D ¿Qué competencias tecnológicas específicas se necesitarán para manejarlo?
E ¿Los participantes contaban con dichas competencias tecnológicas? ¿Las han asumido?

7. D ¿Qué nivel de argumentación y reflexión se aplicará y cómo?
E ¿Se han aportado elementos reflexivos de profundización, cambio y mejora del aprendizaje?

8. D ¿Qué rol desarrollará la interactividad tecnológica y pedagógica? ¿Qué tipo de interacción se prevé en el desarrollo del e-portafolio entre profesor y alumnos y entre alumnos?
E ¿Se les ha enseñado a los alumnos a manejar las bases del e-portafolio? ¿Las dominan?

9. D ¿Cuándo se podrá consultar/valorar el e-portafolio y quién podrá hacerlo?
E ¿Se ha hecho un uso social del e-portafolio? ¿A qué nivel? ¿Què tipo de feedback se le ofrece a los alumnos?

10. D ¿Cómo se organizará y transferirá la información?
E ¿Se ha organizado y transferido la información como se había planeado?

Así los indicadores concretos de calidad también deberán tener en cuenta la manera de conectar los objetivos con los resultados conseguidos enlazando de este modo propuestas, procesos y productos en el marco de una revisión de la efectividad del e-portafolio que se aplicará no sólo al final del e-portafolio sino en su proceso de confección. Es deseable establecer un mecanismo de metaevaluación más o menos elaborado que asegure de un modo estable la robustez técnica del e-portafolio y de sus contenidos ya que no se trata de algo completamente concluido sino de un producto que va evolucionando en muchas ocasiones de manera irregular.

La plasmación de los procesos reflexivos es uno de los aspectos que cuesta más al alumnado. En este contexto, la reflexión debería captar el proceso seguido como consecuencia de haber realizado el trabajo presentado en el e-portafolio.
Una guía confeccionada por preguntas que invitan a la reflexión es una de las mejores maneras de entender de lo que estamos hablando y de poder aplicarlo con ciertas garantías (Barberà, 2009).

Preguntas guía:
• ¿Por qué he elegido esta evidencia?
• ¿Qué he querido lograr en esta actividad/trabajo?
• ¿Cómo se ajusta esta evidencia a los intereses del e-portafolio?
• ¿Cómo me siento con esta actividad/trabajo?
• ¿Hasta dónde he conseguido mis objetivos con ella?
• ¿Cuáles son los factores críticos que ayudan o dificultan el logro?
• ¿Qué he aprendido?
• ¿Qué haría de forma diferente la próxima vez? ¿Qué me falta para hacerlo?
• ¿Cómo se puede mejorar exactamente?
• ¿Cuáles son las implicaciones de lo que he aprendido para mí, mi trabajo y mi institución?